martes, 4 de diciembre de 2012

Capítulo 3

Hola!!!! Aquí les traigo el capítulo tres. Porfas comenten!!!!





Me arranco del cuerpo las flechas del brazo y la del corazón, pero no sé si sirva. Sé que me engaño si digo que seguiré viva.
-          ¡Katniss! ¿Qué acabas de hacer? – Oigo que le dice Peeta
Y es lo último que escucho antes de morir.
No he muerto. Despierto en un hospital, rodeada de doctores y con una venda en donde estaban las flechas. En el cuarto también están Katniss, Peeta, Gale y creo que es Amy.
-          ¡Vaya! ¡Qué suerte la tuya! – Me dice un doctor
-          Pensamos que no despertarías – Es Gale, que se está acercando con unas galletas – No te escondas más.
Por esas cuatro palabras sé que el doctor o alguien les ha dicho lo que ha pasado, sólo espero que no me discriminen por todos lados. Me quito la chamarra y dejo salir mis alas de medio metro. El dorado de mis alas resalta las puntas doradas de mi cabello y mi fleco rosa. Mis ojos son rosas, también pero con un toque de azul. En eso, entra alguien que nunca he visto. Es alto, piel aceitunada y cabello castaño. Por su apariencia sé que es de aquí, bueno, la mayoría son así. Lo único que me saca de quicio son sus ojos, color turquesa claro.
-          Xylon, ¿puedes traerme…. – No escucho lo que dice porque me pierdo en sus ojos, que se quedan clavados en mi. Xylon, Xylon, Xylon…… Su nombre da vueltas en mi cabeza. – Por favor?
-          Si.
-          Con esto ya podrás salir del hospital. – Me dice el doctor – Sólo necesitas una aplicación y listo.
Xylon llega y me inyecta un líquido verde que me cura el dolor como si fuera magia. En menos de una hora, sólo tengo cicatrices. Aún así tengo que estar en el hospital hasta mañana. Gale es el que más se preocupa por mí, tanto que se quiere quedar a cuidarme. Le digo que estoy bien y que se vaya a su casa, cosa que me obedece sin pensarlo dos veces. Checo la lista de “Encargados para cuidar a…” y siento una extraña sensación cuando veo quién me cuidará. Me siento segura de saber que Xylon es quien estará conmigo cuidándome toda la noche.
En la noche, Xylon entra a mi cuarto. Después me saluda no quiero quedarme en silencio, quiero escuchar su voz.
-          No puedo evitar ver que tus ojos son diferentes, me encantan. – Le digo, sintiéndome rara.
-          Si, mi madre es de aquí, del doce y mi padre era del cuatro, y así salí yo. ¿Y tú?
-          Nunca me dijeron de qué distrito era, sólo sé que era de uno profesional.
-          Entonces eres del uno, del dos o del cuatro. Pero no pareces de ninguno, eres una combinación de los tres.
-          Eso es otro misterio a resolver.
No puedo evitar reírme con mi comentario, al igual que Xylon. No sé que me está pasando, pero creo que me estoy enamorando de Xylon.

6 comentarios:

  1. Me encatnta este blog y esta muy bien la historia. ¿Podrías pasarte por el mío, comentar y hacerte seguidora? Yo ya lo he hecho.
    Te afilio en seguida, que tu blog me encanta.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! si, claro que te afilio! tu blog es el de "Diamante de la veta"?

      gracias y bessoss!

      Eliminar
    2. Sí, si que lo es. ;)
      diamantedelaveta.blogspot.es

      Eliminar
    3. me encanta, solo que no entiendo eso de las imágenes, pero t la mando.


      Bessoss!

      Eliminar